“Mistura”: 9 días de sabor y fusión

Llega a su fin “Mistura”, nueve días en los que Lima se convierte en capital mundial de la gastronomía.

¿Qué es “Mistura”? “Mistura” es la feria gastronómica más importante de América Latina que, en pocos años, ha ido adquiriendo relevancia internacional de primer orden, descubriéndonos uno de los mayores encantos de un país como Perú que sólo se descubría si se viajaba a él: su cocina.

Pero “Mistura” es mucho más que una feria gastronómica al uso. “Mistura” es una fiesta donde los peruanos de los diversos sectores sociales, edades y género se reúnen sin distingos sociales alrededor de sus ollas y fogones para celebrar su tradición culinaria, sorprendiéndose ante su creatividad, reafirmando su identidad y celebrando su diversidad cultural.

Y es que en la diversidad cultural de Perú se encuentra la clave de su riqueza gastronómica, la cual se sustenta en la Historia y en la confluencia de particulares estilos culinarios y productos de las diferentes regiones de Perú, a lo que se suma que, en los últimos cinco siglos, el aporte de los sabores europeos, árabes, africanos, chinos, y japoneses han dado lugar a una de las cocinas más ricas, variadas e imaginativas del Mundo, por lo que los peruanos han decidido contarle al Mundo lo orgullosos que se sienten de su cocina, compartiendo al mismo tiempo los valores que marcan su camino: tolerancia, respeto, compromiso con el Medio Ambiente y responsabilidad social. Con ello, “Mistura” busca que la cocina no sea un fin, sino un medio y se convierta en un instrumento de desarrollo inclusivo, identidad cultural, desarrollo e integración social.

Así concebida “Mistura”, no es de extrañar que en los pocos años de vida con que cuenta esta feria de la gastronomía, haya ido adquiriendo progresivamente una proyección internacional sin precedentes, algo que no es de extrañar si se entiende el espíritu del peruano y su amor por la buena cocina, compartida, esos sí, con los demás, lo cual se descubre inmediatamente cuando viajamos a Perú, un lugar en el que la comida es sinónimo de compartir, una excusa más para estrechar lazos de fraternidad y amistad con el visitante, siendo los fogones y la mesa una de las mejores expresiones del carácter abierto y sincero de los peruanos.

Lo que indicamos lo han podido comprobar de primera mano quienes han visitado aquel país, como también lo han podido comprobar los chefs de primer orden internacional que en esta edición han visitado “Mistura” como invitados. Nombres como los de Albert Adrià, Ferran Adrià, Yukio Hattori, Massimo Bottura, entre otros muchos, han participado en esta cuarta edición de “Mistura”, descubriendo lo que los fogones peruanos encierran, más allá de ollas y sartenes: un universo de fusión, sabor y creatividad.

Teniendo como maestro de ceremonias al gran chef peruano Gastón Acurio, Lima ha recibido a los más grandes de la cocina mundial, quienes han podido comprobar que, desde la tradición y la humildad, la cocina pueden hacerse inmensa, con platos tan sencillos como los tradicionales “anticuchos”, los “tamales”, los mil y un arroces con mariscos de la cocina peruana o los siempre socorridos, pero deliciosos, “sanguches”. Unas “salchipapas”, una “papa rellena”, unas “causitas” o una contundente “pachamanca” son otros de los platos con que la cocina peruana nos enamora desde la sencillez, la tradición y la imaginación, platos que rinden homenaje diario al mestizaje que enorgullece a Perú y que se refleja en su mesa.

Y es que Perú lo tiene todo para ofrecer al Mundo una de las cocinas más variadas del Planeta, en la que cabe todo, desde la selva, pasando por la sierra y llegando a la costa, los tres pilares básicos de un país que, como Perú, sin embargo, no se cierra a las experiencias que proceden del resto del Mundo, abriendo sus fogones y sartenes a las propuestas de otras partes del Orbe, fusionando en sus platos lo mejor de los cinco Continentes. Así, cuando nos disponemos a degustar un plato peruano, un mestizaje de sabores e ingredientes nos transportan por todo el Mundo, desde la influencia de la cocina asiática, pasando por la española y llegando a las aportaciones más novedosas de la “Cocina Novoandina”, un concepto creado por Bernardo Roca Rey en 1986 y que ha evolucionado hacia las más altas cotas de la creatividad sobre la base de los platos peruanos más tradicionales.

“Mistura” nos ha ofrecido todo eso, pero detrás hay mucho más: todo un país que, orgulloso de su cocina, abre sus puertas al Mundo proclamando sua mor por la cocina y su gusto por la buena mesa, siempre desde la tradición, pero reconociendo lo indispensable que resulta el mestizaje en estas lides, un mestizaje con el que Perú, en general, y Lima, en particular, pretenden convertirse en “Capital Gastronómica de América Latina” para 2021, una pretensión que bien merece ir más allá con el reconocimiento de la cocina peruana como “Patrimonio de la Humanidad”, pretensión que entenderá muy bien el lector cuando viaje a Perú y deguste cualquier plato de una de las cocinas más deliciosas del Mundo: la peruana.

Published by